Año 2001. Tras la muerte de su madre, Daniel McKinleigh encuentra un extraño objeto entre sus pertenencias: una fotografía que muestra a su tío Nicolás durante las Olimpiadas de Barcelona de 1992. Algo que no tendría mayor trascendencia, de no ser porque su tío había desaparecido sin dejar rastro en 1988 y nunca más se había vuelto a saber de él. ¿Qué motivos podía haber albergado su madre para mantener aquel secreto oculto durante tantos años? Daniel decide desentrañar las circunstancias que rodearon la desaparición de su tío y averiguar si sigue aún con vida. Sus indagaciones le llevarán a descubrir que esta no ha sido la única desaparición ocurrida en la familia: cincuenta años atrás, su abuelo materno había desaparecido en oscuras circunstancias, relacionadas con la vida de un sorprendente personaje nacido el siglo anterior, el Barón de Setién. La historia del Barón nos transportará hasta la época de Felipe II —al Monasterio de El Escorial y el valle ecuatoriano de Vilcabamba—, y a diferentes escenarios en la segunda mitad del siglo XIX: la Universidad de Medicina de Paris, el Madrid de Isabel II, los primeros cruceros de lujo transoceánicos, la India colonial victoriana, la Segunda Guerra Afgana, la Cochinchina francesa, la reserva de los indios Hualapai en el Gran Cañón del Colorado, el laboratorio de Nikola Tesla en Nueva York y el Londres de los asesinatos de Jack el Destripador, para transportarnos, en los últimos compases de la novela, a un insospechado comienzo del siglo XXIII.

Prepárese para un viaje en el tiempo de seiscientos cincuenta años. Un viaje repleto de sorpresas al que le conducirá esta apasionante novela de intriga.